English Version
Viven
 
 
Inicio Historia Sobrevivientes Fotos Medios
Contacto
 
Prensa
Bibliografía
Old Christians Club
Muestra M.E.C.
Noticias
Agosto 2010
HOMENAJE AL ARRIERO SERGIO CATALÁN: Construirán una estatua ecuestre en homenaje al jinete del milagro de los Andes
13.10.2009
VIVEN: la tragedia de los Andes. Noticia publicada en EL PAÍS de los niños.
30.10.2008
Pablo Vierci dialogó con El Observador sobre su nuevo libro, en el que hablan todos los sobrevivientes de los Andes
26.10.2008
A 36 años de la tragedia de los Andes, un libro reúne por primera vez la visión de los 16 que vivieron.
15.10.2007
Se cumplieron 35 años.
06.07.2007
Los 16 uruguayos supervivientes de un accidente aéreo en los Andes pudieron demostrar con hechos su agradecimiento al arriero chileno que los encontró hace 35 años.
18.02.2005
Aparecen en los Andes varios objetos pertenecientes a uno de los 16 uruguayos que sobrevivieron a la tragedia área de 1972.
30.10.2008 | Heroísmo y misericordia
Pablo Vierci dialogó con El Observador sobre su nuevo libro, en el que hablan todos los sobrevivientes de los Andes

La sociedad de la nieve es el nombre del nuevo libro de Pablo Vierci, en el que por primera vez los 16 sobrevivientes de los Andes ofrecen su visión sobre la impresionante historia que vivieron.

Antes de presentarlo en una charla abierta para todo público –hoy a las 19.30 horas en el Colegio Stella Maris–, Vierci, quien narra los testimonios de los protagonistas en primera persona y escribe los capítulos de enlace en tercera persona, dialogó con El Observador sobre esa sociedad de la nieve “pautada por la misericordia y por un concepto nuevo de lo que es posible y lo que es imposible”.

Fue compañero de colegio de los protagonistas de la tragedia.
¿Eso fue una ventaja para escribir el libro?


Buena pregunta. Creo que sin dudas fue una ventaja para conocer los resortes últimos que los mueven. Hay una frase linda, que es que en la niñez y en la adolescencia, en la primera juventud, uno aprende a adivinar el pensamiento del otro. Creo que es la única edad en la que uno aprende a hacer eso, entonces, desde ese punto de vista, me parece que a todos ellos les puedo adivinar el pensamiento mucho más que a gente que conocí después de esa época de mi vida. Y te diría que una dificultad extra para escribir el libro fue que tengo presente a los 16 y también a los 29 que murieron. A los tripulantes de la Fuerza Aérea no los conocía, pero conocía al resto. Esa presencia de los 29 que murieron la tuve constantemente mientras trabajaba. Y ese factor fue muy importante a la hora de escribir, porque escribía y siempre estaba pensando qué diría tal amigo que no está.

Para hacer el libro, ¿también habló con familiares de la gente que no pudo sobrevivir?

No, porque ese sería otro libro. Este libro se restringe a los 16 sobrevivientes, que también son los testigos de los que murieron. No abarco más porque nadie me lo pidió y no me siento capacitado.

Aunque hace un tiempo escribió unartículo sobre los muertos...


Escribí un artículo específicamente sobre los muertos. Asumí en primera persona el rol de los muertos, que eran mis amigos. No me metí con la familia, me metí con quien conozco. Escribí desde el punto de vista de ellos.

Cualquier persona se sentiría mal al abordar este trabajo, ¿cómo hizo para enfrentarse a este material sin angustiarse?

Creo que la palabra no es “angustia”. Lo que te produce esto es que, primero, es un tema adictivo. O sea, lo difícil no es entrar: lo difícil es salir. Y eso es lo que produce en el mundo. ¿Por qué salió en la tapa de La Nación el libro este? Porque es adictivo para gente de todas las culturas, es un corte transversal de todas las edades. Te diría que más que generarte angustia, lo que hace es desacomodarte. Te desacomoda cómo enfocás tu vida y te obliga a acomodarte de una manera distinta. Te desarticula, te desacomoda cómo estás viviendo el mundo. Por eso hay una sociedad de la nieve que es distinta de la sociedad convencional. Ellos hablaban siempre de la sociedad de la nieve como diferenciada de la del llano. La convencional es distinta: los dio por muertos y los abandonó, aunque los familiares no los olvidaron. La sociedad convencional los olvidó y se equivocó. Entonces, hay claramente dos sociedades, y cuando te metés en esa sociedad totalmente diferente, es difícil salir. Eduardo Strauch dice que cuando él sube a la montaña se queda suspendido en el aire y demora en aterrizar. Demorás en aterrizar, demorás en bajar y cuando bajás sos diferente.
Para escribir este libro, yo puse dos condiciones: que estuvieran los 16 y poder subir a la montaña. Y
cuando llegás, pasás tres días ahí en ese mundo que es imposible, inorgánico, sin oxígeno, con 30 grados bajo cero, con aludes y tormentas –como hice en 2006 con cuatro de ellos–, y después llegás
al llano, a ese valle reverdecido increíblemente lindo, y sos otra persona.

El libro te llevó más de cuatro años de trabajo. Durante la investigación, ¿qué fue lo que más lo impresionó?

Para mí este tema fue siempre un enigma que cambió el destino de mi generación y de todos mis amigos. Creo que cuando uno hace un libro trata de acercarse un poco al núcleo del enigma, y me parece que haberme acercado me deja mucho más sereno. Esto es como cuando se roza lo glorioso con lo trágico, la vida con la muerte: uno capta que en última instancia lo que ellos vivieron es tu propia vida. Uno ve un espejo gigantesco en el que todo es monstruoso y demasiado frío e inorgánico, las cosas quedan claras, blanco sobre negro, y te das cuenta de que es tu propia vida. En última instancia, lo que ellos vivieron es, amplificado a una escala gigantesca, lo que uno muchas veces vive: hasta dónde puedo y no puedo, cuál es mi voluntad de seguir adelante a pesar de todas las adversidades. Allí se dio la adversidad en su límite máximo, no se me ocurre un cúmulo de adversidades más grande ni siquiera en la guerra.
Entonces, uno mira cómo ellos superaron esas dificultades y eso te ayuda a manejar mejor el sentido de la vida.
Material: POR PABLO COHEN DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR
Visitas: 7617156 | © Copyright Viven 2017 Intermedia Uruguay