English Version
Viven
 
 
Inicio Historia Sobrevivientes Fotos Medios
Contacto
 
Prensa
Bibliografía
Old Christians Club
Muestra M.E.C.
Noticias
Agosto 2010
HOMENAJE AL ARRIERO SERGIO CATALÁN: Construirán una estatua ecuestre en homenaje al jinete del milagro de los Andes
13.10.2009
VIVEN: la tragedia de los Andes. Noticia publicada en EL PAÍS de los niños.
30.10.2008
Pablo Vierci dialogó con El Observador sobre su nuevo libro, en el que hablan todos los sobrevivientes de los Andes
26.10.2008
A 36 años de la tragedia de los Andes, un libro reúne por primera vez la visión de los 16 que vivieron.
15.10.2007
Se cumplieron 35 años.
06.07.2007
Los 16 uruguayos supervivientes de un accidente aéreo en los Andes pudieron demostrar con hechos su agradecimiento al arriero chileno que los encontró hace 35 años.
18.02.2005
Aparecen en los Andes varios objetos pertenecientes a uno de los 16 uruguayos que sobrevivieron a la tragedia área de 1972.
15.10.2007 | El corazón de los Andes
Historia > El homenaje contó con la presencia del ministro de Deporte y Turismo, Héctor Lescano, con prensa nacional y extranjera, y con un grupo de admiradores que llegaron de todas partes del mundo.

Hace 35 años el arriero Sergio Catalán encontró a dos jóvenes al lado de un arroyo haciéndole señas. Creyó que eran turistas, pero lograron que entendiera que eran sobrevivientes del accidente de la cordillera. Así emprendió un camino de 140 km para avisar de su paradero y posibilitar el milagro. En 2007, los protagonistas pudieron ayudar a quien les salvó la vida pagando una operación de cadera que le permitió al arriero volver a caminar, y lo invitaron a celebrar


Su voz es finita, casi inaudible. Su estampa, menuda, humilde, curtida por años de supervivencia en la cordillera. Su alma, sin embargo, es tan grande que el fin de semana cautivó a miles de uruguayos que se lo encontraron en el aeropuerto, en el shopping, en el Parlamento o en Old Christians, donde recibió el homenaje que se merecía desde que hace 35 años salvó a 16 uruguayos en la cordillera. Que generó en todos los que lo vieron una sensación extraña: de admiración y cariño a la vez, de respeto y ternura por partes iguales.

Parado en medio del jolgorio del festejo de la 35° Copa de la Amistad, Sergio Catalán observa con tranquilidad. Soporta estoico la avalancha de periodistas, camarógrafos, admiradores que quieren compartir un segundo con él. Gente a la que nunca vio en su vida, pero que lo quiere como a un familiar, y que busca sacarse una foto, compartir el aura de la persona que encontró a Canessa y Parrado, y abrió la llave para que el Milagro de los Andes pudiera darse. “Me siento avergonzado porque no pensaba que yo significaba tanta atención, nunca pensé en esto, soy solo un hombre que montaba en el cerro”, asegura con la inocencia del que no se siente en su hábitat. Que estaría mucho más cómodo a 2.000 metros de altura, entre sus animales, que en una conferencia de prensa.

Luego de 35 años llegó el momento de que los sobrevivientes le retribuyeran al menos una ínfima parte de lo que les dio, cuando hace tres meses organizaron la operación de cadera que le permitió volver a caminar. Y que le permitirá, con 79 años, volver a montar su caballo para subir a 2.000 metros durante meses a cuidar sus animales, con la comida indispensable y en el medio de la más absoluta soledad.

“Volvía de un viaje y me llegó una llamada de un canal de televisión chileno, que me decía ‘el arriero está muy dolorido, no puede caminar, ¿qué van a hacer los sobrevivientes de los Andes?´ Entonces hablé con Felipe Jugo para operarlo, y después Johnson y Johnson y me dijo que tenían una cadera pronta para don Sergio”, recuerda Canessa. Así, en tres llamadas, quedó definida la recuperación del arriero.

Jugo fue uno de los jugadores de Old Boys que esperaban a los azules en aquel octubre de 1972. “Sentí una gran felicidad de poder ayudar. Hicimos el tratamiento que correspondía, y respondió muy bien. Pronto va a montar de nuevo, que era su anhelo. Es una persona bien especial. Un caballero nacido y criado en el campo, en condiciones duras, muy sano, con casi 80 años, que sentía una limitación y la necesidad de superar esa limitación”.

“No podía estar ni sentado, ni de pie, ni acostado, y de eso hace solo tres meses. Desde el momento que entró al hospital no sintió más dolor. Fue otro milagro más”, recuerda su hija Paula, quien nació junto a su hermana melliza luego del accidente, cuando el matrimonio Catalán ya tenía siete hijos y no esperaba nuevos vástagos.

Paula lo acompañó todo el fin de semana y disfruta con orgullo el amor que recibe su padre, porque sabe el sacrificio que ha hecho en su vida. “Pocos saben lo que es una montaña. Él se lleva a los animales a la cordillera en verano, con un día y medio de camino. Debe ir arreándolos, alojarse en la intemperie, pasarse meses en el cerro. La última vez estuvo un mes y medio, mientras nosotros no sabíamos nada de él. Yo le pregunto: ‘¿Usted no se aburre allá, sólo?´ y me contesta, ‘¿Cómo me voy a aburrir?´. Es su vida”.

Sergio Catalán, o el arriero, celebró ayer junto a los sobrevivientes de los Andes, junto al club Old Christians y a Old Boys de Chile, el milagro de la vida. Ni más ni menos que eso. Que llevó a cientos de personas a disfrutar mientras los veteranos se desparramaban en la cancha jugando el partido que aquella vez no pudieron. Y esa comunión que va mucho más allá de religiones, y emociona hasta al más indiferente.

“El libro se llama Viven, pero lo que vive es el espíritu de todos los que murieron y que está dentro de nosotros. En el mundo es una cosa inigualable, se conoce a Uruguay por esto. Pero nosotros no somos lo protagonistas, no nos pertenece. Somos muestra viviente que nos tocó ser instrumento, pero no somos héroes, no elegimos caernos del avión, nos tocó”, asegura Gustavo Zerbino, ya con los cortos, pronto para entrar a la cancha y disfrutar con sus compañeros y rivales el espíritu de rugby.

“Es una cadena de favores”, agrega, “y es lo que queremos compartir con todos los uruguayos. La persona más sencilla puede ser la más extraordinaria si hace las cosas correctas por los motivos correctos”. Y allá se va, representando a un grupo de hombres extraordinarios.

Cifra: 35 años
Se cumplieron desde que un 14 de octubre de 1972 el avión Fairchild que transportaba a una delegación de Old Christians que viajaba hacia Chile para jugar con Old Boys cayó en la cordillera. Desde ese año, en cada octubre, los clubes disputan el partido que no se pudo jugar aquella vez.

Regional Centro
Lo que viene. Mientras Christians festejaba la Copa de la Amistad, su plantel principal retornaba de Córdoba, donde con muchos suplentes cayó con Córdoba Athletic 34-24. La próxima fecha jugará con Estudiantes en Paraná. Old Boys, que le ganó a San Martín, juega con CRAR, mientras que Polo, que le ganó a Old Resian, juega con Tilcara.
Material: POR IGNACIO CHANS DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR
Visitas: 8214349 | © Copyright Viven 2018 Intermedia Uruguay